lunes, 5 de octubre de 2009

WILLOWS

Todo comenzó como una forma de llamar la atención de los brasileños sobre su situación social, pero en su búsqueda de acabar con los prejuicios y de luchar por nuevas oportunidades llegaron a ser unos héroes mediáticos a nivel mundial. Hablamos de los “Gigantes Do Norte”, el primer conjunto del planeta formado íntegramente por enanos.

El afán de superación de varios miembros de la comunidad enana de Belem les llevó a promover la idea de crear un equipo capaz de romper barreras. Las dificultades propias de su condición física no les ha permitido participar en la liga Paranaense, pero esto no ha sido óbice para demostrar su enorme calidad en varios partidos amistosos ante las categorías inferiores de los combinados de la zona. Sin embargo, su sueño es poder jugar algún día en competiciones oficiales o contra escuadras en su misma situación. Desde Sao Paulo ya han llegado las noticias de la creación del Little Boy, otro equipo de “baixinhos” que buscan arrebatar el protagonismo a sus vecinos del Norte. Entre ambos esperan animar a otros como ellos para poder organizar una liga de enanos que les permita practicar su deporte favorito. Todavía queda pendiente un duelo entre ambos, ya conocido entre la prensa canarinha como “El menos duelo del siglo”.

Los Gigantes Do Norte dan cabida a jugadores que van desde los 99 cm a al metro y cuarenta cm. que mide su guardameta Thelmo Ferreira, una de sus destacadas figuras. Pero si hay alguien que destaca por encima del resto, es sin duda Cazemiro Ribeiro, un ariete que apenas rebasa el metro de altura y que es conocido en Brasil como “Vagner Love” por sus trenzas similares a las del delantero del CSKA de Moscú. Su destreza con el balón le sirve para sacarse un dinero extra haciendo malabares con el balón en los descansos de partidos oficiales y en la propia calle. Es el líder de un equipo con una técnica exquisita, que para superar su falta de potencia no dudan en jugar sin complejos al son del tiki-taka.

Mucho tienen que agradecer los jugadores de este curioso equipo al Tuna Luso, un conjunto de la región que ha sido su mayor apoyo y que les ha proporcionado las camisetas de sus categorías inferiores. Aun así, a la mayoría les vienen grandes y muchos de ellos se las han cortado por la mitad para estar más cómodos. Pero si hay alguien que ha luchado porque esta aventura siga adelante, ese ha sido sin duda Carlos Lucena, un entrenador profesional que creyó en ellos y que ha sido una pieza clave en los éxitos logrados por sus chicos. El mister ha confesado que incluso se le ha escapado alguna lágrima tras ver a sus pupilos desplegar un juego digno de los Robinho, Kaká…

Los “Enanos brasucas”, como también se les conoce en Belem, llevan más de un año jugando juntos y ya han hecho las delicias de miles de aficionados del noreste de Brasil. Sin embargo, nunca olvidarán aquel 12 de enero de 2008 cuando debutaron en Braganza venciendo a los chavalines del Visagentos por 8-1. El campo estaba a rebosar, con 3.000 espectadores volcados con los “baixinhos”, que se sintieron estrellas por un día. Su popularidad no tardó en subir como la espuma y sus hazañas llegaron a periódicos de la talla del The Telegraph o The Sun. La fama no se les ha subido a la cabeza y como ellos repiten continuamente, no buscan ser famosos ni estrellas, solo poder disfrutar en la cancha sintiéndose una pieza más del gran engranaje que forman todos los amantes del balompié.
Se abren las puertas del Club de los Iluminados y damos entrada a este peculiar equipo de fútbol,
gigantes do norte ¡grandes Iluminados!

video video video video

4 comentarios:

Jony dijo...

Buenísimo el post. No sé donde te sacas estas historias, impresionante.

Es un equipo muy curioso y lo que más es la cara del árbitro riendose de cómo se va con el balón...que malo.

El Fumador dijo...

Muchas gracias jugón!
un poco cabron el arbitro jeje
saludos iluminados Jony =)

Neus dijo...

Me encanta!!

El Fumador dijo...

Muchas gracias Neus!